El paso del mudo al sonoro.

Los primeros intentos de incorporar la banda sonora a las películas se basaban en el funcionamiento a la par, con los problemas consiguientes, del proyector y un fonógrafo. En realidad, en muchas de las mejores salas de proyección ya existía el “acompañamiento musical”, normalmente proporcionado por un piano o pianola. También se presentaban los films o se narraban por alguien del propio local cinematográfico o por alguno de los actores o realizadores, en las proyecciones más destacadas.

Gracias a la creación del cronófono, se consiguió una mejor sincronización entre las canciones que reproducía el fonógrafo y las imágenes. Encarecía notablemente la producción y la guerra de 1914 paró su utilización.

Warner Bros creó el Vitaphone , así se crearon las primeras películas sonoras, con música pero sin habla. El propio El cantante de jazz(1927) no era hablado,era cantado. En el año siguiente se estrenó Lights of New York(1928), totalmente sonora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s